Cómo negociar el sueldo en una entrevista de trabajo

Averigua cómo negociar tu sueldo de trabajo en una entrevista

Una de las mayores inquietudes al momento de presentarse en una entrevista de trabajo es saber cuáles son los beneficios y el salario que obtendrás si te conceden el cargo. Con estas tácticas sabrás cómo negociar el sueldo en una entrevista de trabajo sin problemas.

El asunto radica en que quizás por timidez, a muchos no les parece apropiado preguntar de inmediato cuáles serán sus ganancias al ingresar a una empresa. Pero, para todo profesional, es importante la satisfacción laboral, así que existe una serie de estrategias que puedes aplicar para que todo resulte a tu favor.

Los expertos en gestión de Talento Humano recomiendan esperar hasta el final de la entrevista para aclarar este tipo de dudas y manifestar las inquietudes que se tengan frente a las aspiraciones salariales. 

Para que no te tomen por sorpresa, antes de asistir a tu entrevista, ten presente el valor de tu trabajo y consulta con fuentes cercanas el costo promedio que puedes fijar, de modo que sea un número flexible y puedas llegar a un acuerdo con el empleador.

Perspectivas laborales

Sin ir muy lejos, un análisis del mercado laboral nos permite afirmar que no hay un equilibrio entre la demanda y la oferta de empleo. Esto se debe fundamentalmente a que las empresas están en busca de experiencia y personal calificado, por lo que la primera impresión es crucial en una entrevista de trabajo.

Aunado a ello, los salarios que ofrecen, en ocasiones, resultan muy bajos, mientras que la competencia entre los aspirantes es agresiva al momento de postularse a algún cargo.

Consejos para negociar el sueldo en una entrevista de trabajo

Dicho esto, a continuación te daremos a conocer algunos consejos para que sepas cómo negociar el sueldo en una entrevista de trabajo. De entrada puede que no consigas lo que deseas, por eso debes ser flexible, en función de llegar a un consenso.

1. Deja que primero el reclutador haga la propuesta

Si llegas al final del proceso de selección, lo más prudente es escuchar al empleador y esperar que sea él quien te diga cuánto dinero están dispuestos a pagar por tu trabajo. 

Es probable que te pregunten cuánto esperas recibir, para saber si la oferta cumple con tus expectativas. Por lo tanto, fija un rango mínimo y a partir de allí, negocia para que noten tu interés en formar parte de la empresa, siempre y cuando las condiciones te favorezcan como profesional.

2. Ten en mente el valor de tu trabajo

Como ya te dijimos anteriormente, antes de acudir a la entrevista asegúrate de averiguar qué salario reciben los profesionales que ejercen la misma labor en otras empresas. Por Internet encontrarás algunas plataformas que te ofrecen un promedio de remuneración al mes, tomando como base las estadísticas del mercado, el tipo de contrato y el perfil.

3. Prepárate lo suficiente

Para que tengas una idea de cuánto te pueden ofrecer, además de llevar una cifra en mente, es oportuno que indagues sobre el tamaño y el alcance de la empresa, la cantidad de trabajadores que tienen y las características de su mercado potencial. Esto podría arrojar alguna noción de lo que tienen para ofrecer en términos monetarios.

4. Sé consciente de tu valor

Para que puedas negociar tu salario –en caso de ser necesario- debes estar claro de tu valor como profesional. Reconoce tus aptitudes, cualidades y destrezas que te destacan del resto, incluyendo tu trayectoria y experiencia profesional y académica. Al manifestar el compromiso que sientes por la empresa, enfocando tu talento en la oferta, de seguro notarán el interés y te diferenciarás de otros aspirantes.

5. Considera otros beneficios

Si el salario que te ofrecen no es el que deseas, no tomes una decisión apresurada. Quizás quieran atenuar la diferencia al otorgar otros incentivos como bonos de productividad, trabajo a distancia, reducción de la jornada laboral, días extra por disfrute vacacional, servicios médicos, guardería, etc.

Aunque tocar este punto en una entrevista de trabajo te parezca incómodo, es necesario hacerlo para evitar malentendidos y que desde el inicio, estés conforme y motivado con la oferta. 

Además, es prudente aclarar otras dudas al final de la entrevista como la modalidad de pago (quincenal o mensual), si el monto es bruto o neto, la forma en que se entregan los incentivos, la revisión del salario a futuro y si te interesa que te hagan la propuesta salarial por escrito.

Por último, te aconsejamos ser de mente abierta y expresarte siempre en positivo. En caso de que quieras rechazar el empleo, manifiéstalo de manera educada, agradeciéndole al empleador por la oportunidad. No seas impulsivo, tómate tu tiempo y analiza el ofrecimiento, aplicando estas estrategias para negociar el sueldo en una entrevista de trabajo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba