¿Cómo hacer un currículum?

Cómo hacer un Curriculum vitae Paso a Paso

Pese a estar desvalorizado por muchos, el curriculum vitae es la herramienta ideal que nos permite mostrar quiénes somos y lo que hacemos al momento de postularnos para una vacante laboral, exponiendo los conocimientos y destrezas que definen a un profesional. 

Sin ahondar demasiado en su importancia, la igualmente llamada hoja de vida es el primer contacto de una persona con una empresa, de ahí lo esencial de tenerlo a la altura indistintamente que seamos estudiantes, profesionales, desempleados u  ocupamos un cargo destacado y aspiremos a uno mejor.

De hecho, aun con lo avanzado de la tecnología y las ventajas de la red al momento de evaluar la competencia de los candidatos, las grandes empresas continúan considerando al CV como el documento clave que puede cambiarlo todo al momento de una entrevista. 

En este sentido, saber cómo hacer un currículum resulta crucial, puesto que más allá de la recopilación de información, debe ser atractivo para captar la atención de los reclutadores. 

¿Qué es un currículum y por qué necesitas hacer un CV perfecto?

La hoja de vida, síntesis curricular o curriculum vitae, se define como el documento en el que ofrecemos la relación de datos biográficos, académicos, laborales y personales que aporten información de interés, al momento de solicitar un trabajo. 

Tanto en su formato físico como en el digital, un CV es el instrumento de mayor uso por parte del departamento de recursos humanos, reclutadores o responsables de los procesos de selección para las diferentes vacantes laborales. 

La importancia de saber cómo hacer un currículum perfecto radica en que el documento plantea de forma resumida nuestra carrera académica y  profesional, obligando a que brinde un perfil lo suficientemente completo y atractivo como para programar una entrevista.  

Ejemplos de cómo hacer el curriculum vitae

Debido a que la hoja de vida será la primera impresión que tendrán de nosotros, su realización no es algo que debamos tomar a la ligera. 

Cualquier personal dedicado a la contratación de nuevos empleados aspira que su CV exprese concisa y claramente sus datos personales, formación académica y experiencia personal.

Con la idea de orientar en la meta de aprender cómo hacer un currículum perfecto, presentamos ahora algunos ejemplos que sintetizan las funciones a cumplir de una buena hoja de vida: presentar ante el posible empleador, despertar su atención y recordarle luego de la entrevista, las razones para contratarnos:

Los Tipos de CV: ¿Cuál elegir? 

Presentar un currículum bien estructurado se hace más simple cuando se elige el tipo adecuado, pues aunque persigan el mismo fin, no será igual por ejemplo el CV de un estudiante, que el de un profesional que aspira un mejor cargo en la empresa.

Esta es la razón por la que conviene conocer los tipos que existen antes de preguntar siquiera, cómo hacer un curriculum. Entre los más comunes para utilizar figuran:

  • Currículum cronológico: como su nombre lo indica, es el tipo de CV en el que la experiencia profesional se plasma de forma ordenada por fechas, situando en último lugar, el trabajo ejercido recientemente. Suelen ser la opción idónea para  profesionales con limitada o nula experiencia.  
  • Currículum cronológico inverso: comparte características con la tipología anterior en cuanto a plantear la información ordenadamente, solo que la experiencia laboral es ofrecida partiendo de la más reciente; se recomienda en casos de haber desempeñado trabajos similares.      
  • Currículum cronológico funcional: en este modelo, la síntesis curricular se clasifica según el puesto ocupado, o lo que es igual, situándose de acuerdo a las experiencias compartidas en determinados campos o cargo; son perfectos cuando hemos sembrado puestos en diferentes perfiles.
  • Currículum mixto: la tipología propone una combinación la estructura del cv funcional, y el orden del cronológico, ya que la experiencia se ofrece por fechas; es especialmente recomendado y uno de los más empleados en la actualidad. 
  • Currículum creativo: marcando tendencia en la última década esta clase de CV es utilizada cuando queremos diferenciarnos en un sector altamente competitivo o en el que se priorice la creatividad del aspirante. Sin embargo, su efectividad depende de que no pierda la claridad y sencillez.

Consejos antes de empezar a escribir

La elección de una plantilla sirve de mucha ayuda hacia la meta de aprender cómo hacer un currículum perfecto, pues su estructura ya está prediseñada requiriendo  únicamente completar la información.

Esta es la razón por la que el primer paso será tener bien claros los datos que pretendemos plasmar, escribiéndose con claridad y sin rodeos. Aunque la experiencia laboral requiere ser bien explicada, consideramos que la oportunidad para causar impresión es breve, nada de desaprovecharla desvariando.          

De ello, previo a la redacción de una hoja de vida lo aconsejable es respondernos ciertos cuestionamientos siendo el más importante, a quién va dirigido y cuáles son los conocimientos y destrezas que podemos ofrecer. Adicional a ello:

  • Conocer el puesto al que nos vamos a presentar, lo que determinará si encajamos en el perfil profesional que buscan. 
  • Medir el nivel de preparación, resaltando las habilidades que cumplirán las exigencias que requiere la vacante.
  • Centrar la hoja de vida en los logros profesionales, especialmente si estos se vinculan al puesto de trabajo al que aspiramos.
  • Exponer la experiencia laboral, encontrando vías que permitan pasear al reclutador por las partes positivas de las tareas realizadas, así como también por los períodos de recesión.

Del mismo modo, resultará satisfactorio mencionar destrezas adicionales, por ejemplo dominio de otros idiomas o de conocimientos informáticos, en dicho particular, mencionar los programas conocidos y el nobel de manejo.

Es importante que esta información sea relevante, es decir, que pueda resultar atractiva para el reclutador de acuerdo a la plaza solicitada; finalmente no está de más acreditar experiencias que tengan alguna utilidad, tales como trabajos voluntarios o estancias en el extranjero. 

¿Cómo hacer un Curriculum vitae Paso a Paso?

Cualquiera que explique cómo hacer un currículum coincidirá en que el mismo tiene que recopilar ciertos elementos básicos; indistintamente del tipo elegido un CV incluye por regla:

  • Nombre e información de contacto, preferiblemente a la izquierda y respetando los márgenes; la información tiene que ser clara y visible.
  • Breve resumen de las competencias y habilidades, mismo que nunca debe superar las 5 líneas. 
  • Formación académica relevante, en caso de contar con maestrías, bien podemos prescindir del nombre de la casa de estudio en la que se realizó.
  • Experiencia, enfatizando los logros por encima de las habilidades, resaltar lo aprendido es punto diferencial en cualquier entrevista.
  • Prácticas en empresas y voluntariados, esta clase de información le suma valor al perfil laboral y personal siempre que guarden relación o puedan aportar algo al cargo para el que nos postulamos.

Recopilada la información que llevará cada sección del CV, no queda  más que seguir los pasos ahora mencionados y comenzar a escribir   

Datos personales o datos de contacto

En cualquier síntesis curricular existe información de contacto que debe incluirse porque sí, y otra que no se recomienda agregar; entre los datos indispensables están:  

  • Nombre y apellido: de preferencia, escrito en un tamaño de letra superior respecto al resto del contenido.
  • Ubicación: por cuestión de confidencialidad, rara vez se colocan direcciones exactas, basta con mencionar la ciudad o país de residencia.
  • Número telefónico: la rapidez que otorgan los móviles obliga a su inclusión antes que el número telefónico residencial. 
  • Correo electrónico: será elemental contar con un e-mail profesional, o lo que es igual, olvidarse del personal especialmente si incluye apodos o caracteres especiales que puedan generar confusión.

Otras informaciones de relevancia suelen ser un blog o sitio web que se asocie a la plaza que aspiramos, la inclusión de su dirección puede contribuir al sobresalir frente al resto de los candidatos al igual que un perfil en la LinkedIn, no por nada es la red social empresarial más utilizada para verificar perfiles laborales.

En contraposición, nada de incluir fecha de nacimiento, o datos falsos; lo primero para evitar discriminación por edad, y lo segundo debido a que errores en la información terminarán siendo contraproducentes para la candidatura. 

Objetivo profesional: sobre mí

Plasmada la información de contacto, llegará la hora de redactar un párrafo descriptivo que sintetice en pocas líneas nuestro perfil profesional; cabe resaltar lo básico de que sea lo más completo posible, describiendo los objetivos profesionales y las razones por las que les conviene escogernos. 

Apostar por el sujeto tácito es lo más indicado, planteándose como “Licenciado en informática con más de tres años de experiencia…” en lugar de “Soy un licenciado con más de tres años de experiencia…” 

En el supuesto de haber trabajado en empresas importantes o internacionales, conviene añadirlo así como  esas características distintivas que mantienen el enfoque en los logros; exagerar o el uso de palabras egocéntricas lejos de aportar valor, harán errar en la impresión que pretendemos dar.  

Experiencia laboral y profesional

Para esta parte del currículum nos tomaremos un tiempo antes de elegir el lugar ideal en el cual colocarle; con poca experiencia laboral, la opción indicada será luego de “formación académica”, mientras que de disponer suficiente trayectoria se convierte en el apartado principal de la hoja de vida.

En el apartado tendremos que incluir la fecha de inicio y término de cada experiencia laboral, siguiendo un orden cronológico inverso por lo que el último trabajo o el actual quedará de primero. Asumiendo que continuemos trabajando, identificarlo usando palabras como “actual” o “presente”.

Utilizando viñetas, luego de identificar el nombre de la empresa, cargo ocupado y ciudad/país, enumeramos las tareas o logros alcanzados en la misma, empleando siempre verbos de acción e información específica. Cada dato tiene que ser legítimo, bajo ningún concepto mentir para enaltecer las habilidades.

La cantidad de experiencia laboral a incluir dependerá de la vacante a la cual nos postulemos; cargos senior y medios requerirán de un máximo de 15 y 5 años respectivamente, mientras que los junior demandan la mayor cantidad de experiencia adquirida.  

Formación académica o educación

Una de las dudas más frecuentes al momento de preguntarse cómo hacer un currículum es si el orden afecta, y de hecho sí. El orden cronológico inverso se repite en la formación académica, por lo que la redacción del apartado inicia con el grado más alto e incluye los tres últimos niveles cursados, haciendo siempre mención de las fechas en las que recibimos los diplomas o titulaciones.

Será inadecuada la inclusión de estudios antiguos sin validez, además de certificados vencidos, por lo que de poder actualizarlos, no debemos dudar en hacerlo a fin de mantener un perfil lo más actualizado posible.      

Habilidades y aptitudes

Los formatos que así lo permiten, reúnen en un mismo apartado las destrezas personales y los posibles software o programas dominados; la elección de las competencias adecuadas estará sujeta a su relación con el cargo al cual nos postulamos. 

Adicionales

El nivel de globalización del mundo actual prácticamente nos obliga a dominar más que la lengua nativa, por lo que un apartado de idiomas no está de más en el CV especificando el nivel de manejo del mismo.

La tendencia de algunas empresas de apostar por el lado humano de los empleados en ver de verlos como un número más, le da igualmente cabida a un apartado en el que expresemos nuestros intereses permitiéndoles a los reclutadores hacerse de una idea más completa. 

Con foto o sin foto

El último punto por resolver es objeto de controversia cuando se cuestiona cómo hacer un currículum, puesto que son muchos los que debaten acerca de incluir o no en el currículum una foto; pues bien, esto depende en gran medida del país en el que nos estemos postulando. 

Por ejemplo, en países latinoamericanos, se estila el envío de una fotografía que complemente el perfil del aspirante, mientras que en Estados Unidos, es considerado un elemento que promueve la discriminación. 

Si la decisión es incluir la foto, tendremos que cuidar que sea profesional sin perder el toque de amabilidad; el rostro debe aparecer completo, preferiblemente mostrando una ligera sonrisa, lo natural siempre genera buena impresión.

Hacer un currículum perfecto al primer intento puede resultar una tarea abrumadora; sin embargo, al seguir los consejos y pautas antes planteadas no supondrá ningún problema y no volverás a preguntarte cómo hacer un currículum.

Como nota de color, algunas empresas se valen de sistemas automáticos de rastreo con las hojas de vida digitales, de ahí que la invitación es a escoger un formato Word o PDF para su elaboración.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba