Cómo trabajar de freelancer en España

Cómo trabajar de freelancer en España

Desde que se decretó el estado de alerta sanitaria, aumentó el número de profesionales freelance en todo el mundo, mientras las empresas comenzaron a aplicar el teletrabajo para no detener sus actividades y procesos. Si quieres saber cómo trabajar de freelancer en España, estás en la página indicada.

Quienes tienen experiencia en el área, señalan que el liderazgo y la flexibilidad son algunas de las ventajas de trabajar como freelance, ya que tú mismo estarás al frente de tu marca personal, podrás crecer y desarrollar tu carrera, al dedicarle el tiempo que desees.

¿Quién es un freelancer en España?

Un freelancer es un profesional que ofrece sus servicios de forma independiente para desarrollar algún proyecto. Así, trabajan sin sostener una relación laboral con ninguna empresa, debido a que son libres para tomar decisiones y asumir sus propios retos.

A cambio de una retribución económica, un freelance realiza trabajos para terceros sin la figura de un jefe, por lo que establece sus propias condiciones a la hora de llegar a un acuerdo con el cliente. Muchas profesiones “tecnológicas” encajan perfectamente en esta definición, en especial quienes se dedican a la creación de contenido y proyectos de marketing.

La mayoría de los freelancers tienen sus títulos y acreditaciones que los certifica como profesionales, se enfocan en la actualización y mejora continua. 

Autónomo y Hacienda de Freelance

En lo que respecta al Estado, el tratamiento administrativo que se le da a un freelancer es similar al de un trabajador autónomo. Tienen sus obligaciones fiscales y tributarias, aunque alguien puede trabajar de esta forma sin haberse dado de alta como autónomo, en especial cuando sus ingresos no superan el Salario Mínimo Interprofesional y ejercen de manera complementaria y ocasional.

En cambio, si ya decidiste trabajar definitivamente como freelancer, es hora de darse de alta en la Seguridad Social. Lo primero que debes hacer, es declarar tu actividad ante el Régimen de los Trabajadores Autónomos (RETA) y presentar el Impuesto sobre Actividades Económicas (IAE).

Para estar al día con toda la normativa de Hacienda, debes ingresar a la sección de trámites de la Agencia Tributaria y gestionar un certificado digital, el cual puede ser de persona física FNMT o con DNI válido. Si requieres alguna asesoría, acude a la oficina más cercana y solicita la versión simplificada del formulario 036 o 037.

De esta manera, recibirás el alta y serás incluido en el censo de profesionales, sujetos al régimen fiscal. Esto aplica sin excepciones, pero podrás darte de baja si realizas algún trabajo puntual. En caso de que decidas mantenerte con este tipo de trabajo, debes cumplir con las declaraciones trimestrales de IVA y otros impuestos cada año. 

Para simplificar el proceso, hay quienes dejan estos trámites en manos de gestores. Ten en cuenta que el IRPF influye en tus retenciones y si tus facturas incluyen esta retención, no es necesario que presentes el modelo trimestral. Te aconsejamos que lo incorpores, así podrás reducir tu contribución hasta en un 7 por ciento durante los primeros años que ejerzas como freelancer. 

Cómo darse de alta en la Seguridad Social

Inicialmente, al consignar los formularios, comenzarás con una tarifa plana. En el 2020, la cuota mínima para autónomos se fijó en 944,40 euros mensuales, de los cuales 286,15 se destinaron cada mes a la Seguridad Social. En cuanto a la cuota máxima, quedó en 4.070,10 euros mensuales, lo que se traduce en 1.221,03 euros por mes.

Evidentemente, esto está sujeto a cambios y a las disposiciones de las Comunidades Autónomas. En líneas generales, durante el primer año podrás ahorrar cerca de 226,15 € y al llegar al mes 36, recibirás una bonificación adicional si tienes menos de 30 años de edad o 35, si eres mujer.

El freelance y falso autónomo, ¿solo trabajar para una empresa?

Por “falso autónomo”, la administración se refiere a los freelancers que trabajan para un solo cliente, que concentra más del 80 por ciento de su volumen de trabajo. Bajo esta figura, no tienes derecho a paro o vacaciones, por ello, es ilegal que las empresas contraten esta figura por tiempo indefinido.

Cuando el trabajador independiente se vea perjudicado, puede acudir a los canales correspondientes y hacer la denuncia para no quedar excluido de la Inspección del Trabajo y Seguridad Social.

Facturar como freelance en España

Hay quienes acuden a cooperativas de trabajo asociado para que les ayuden a facturar como freelancers, pero esto tiene un costo adicional que no te resultará tan rentable si no lo haces con frecuencia. De este modo, podrás facturar sin darte de alta como autónomo, será una buena alternativa si tus ingresos son puntuales y considerables.

Al someterte a esta figura, debes cumplir con una serie de requisitos y pasarás a ser un trabajador adscrito. De la nómina, se extrae el importe de tus facturas, por concepto de gestiones administrativas y pago de impuestos. De esta manera, procesarán lo relativo al alta y la baja ante el Régimen General de la Seguridad Social, según los lapsos de ejecución de un proyecto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba