Claves para ser un diseñador web de éxito

Claves para ser un diseñador gráfico de éxito

El diseño web es una profesión de reciente data. Actualmente ocupa los primeros lugares de popularidad dentro de la población laboral joven en el mundo. 

Porcentualmente cada año aumenta cada vez más la cantidad de personas que deciden ejercer esta profesión. Por consiguiente, la competitividad entre compañeros de profesión aumenta, debido a que la demanda de diseñadores web no se corresponde con las solicitudes. 

Debido a este actual escenario, los diseñadores comienzan a preocuparse por sus habilidades y por lograr el éxito dentro del campo del diseño. Son varios aspectos para los cuales se debe tener en cuenta para saber si realmente destacamos en comparación a otros. El trabajo de un diseñador es valorado de una forma muy exigente, lograr destacar dentro de este sector puede tomar tiempo. 

El trabajo de un diseñador es realizar presentaciones visuales llamativas, en donde a su vez se muestra información fácil de comprender. El trabajo de un diseñador no solo se enfoca en la construcción de sitios web para que se vean estéticamente bien. Estos profesionales también se encargan de combinar otras habilidades relacionadas con el marketing y la comunicación. 

Por lo tanto, un diseñador web de éxito es aquel que sepa gestionar todas sus habilidades para formar un negocio exitoso. Aquellos diseñadores que se dan cuenta de que sus carreras no han emprendido probablemente hayan descuidado varios de estos aspectos. 

Cultivar la experiencia requiere tiempo, pero también deben sacar el mayor provecho de sus habilidades. Es decir, valorar aquello que los hace únicos para crear un perfil como diseñador que los haga fácilmente identificables y así destacar. A continuación hablaremos de cuáles son las claves para ser un diseñador web de éxito: 

Habilidades de comunicación efectivas 

Con habilidades de comunicación efectivas nos referimos a lograr ser hábiles para comunicarnos con otros compañeros de trabajo. Un diseñador web no solo debe trabajar en conjunto con desarrolladores web, directores de arte y con los propios clientes. En consecuencia, además de ser creativos con nuestras ideas también debemos exteriorizarlas y hacerlas comprensibles para los demás. 

El trabajo de un diseñador web debe saber presentarse y venderse. Para ello, además de ser audaz, se debe ser claro y conciso. Un diseñador exitoso sabe ser convincente y demostrar que las ideas que eliges de diseño son las más adecuadas para el negocio para el que fueron creadas. También implica aprender a sobrellevar posibles disputas profesionales, en ocasiones no siempre nuestras ideas serán recibidas con los “brazos abiertos”. Aquí es en donde las habilidades de comunicación se ponen en manifiesto al saber cómo resolver fácilmente estas situaciones. 

Aprender a venderse a sí mismo y a publicitar nuestro trabajo como diseñadores

Lamentablemente encontramos situaciones en donde hay diseñadores muy creativos y hábiles, pero que no saben cómo presentar y publicitar su trabajo. Este es un caso muy común y sabemos es una evidente desventaja debido a la gran competencia. Se podría decir que solamente los más hábiles y pactos sobreviven a este escenario. 

Los diseñadores web deben enfrentarse a sus competidores, para ello debemos dejar de ser humildes para ser más tenaces y proactivos para lograr el éxito. El éxito profesional depende en gran parte de cómo nos movilicemos dentro de nuestro campo laboral. En ocasiones es muy útil saber asociarse con personas que posteriormente podrían ayudarnos a conseguir importantes proyectos. Es muy común escuchar acerca del marketing boca a boca y también del marketing de los medios sociales, actualmente ambos son tarjetas de presentación muy bien valoradas. 

Aprender a ser ordenado y planificar antes de diseñar

Este es un trabajo que exige ser muy ordenado y saber prestar atención a los detalles. Es un trabajo minucioso de diseño en el cual cada detalle cuenta. Muchos diseñadores comienzan sus diseños sin valorar la importancia de la investigación y de la búsqueda de referentes. Son muchos quienes adoptan una posición en donde esperan que la inspiración sea solo suficiente para poder ejecutar sus proyectos. 

Un proyecto de diseño exige planificación e investigación previa. Para ello es importante informarse bien acerca de la identidad o trabajo del cliente para el cual se trabaja. Realizar todas las preguntas pertinentes podrán ayudarnos a crear diseños y presentaciones más claras. También debemos ser reflexivos teniendo en cuenta las tendencias actuales y cómo estas pueden compaginar con nuestro proyecto. Tomar estas decisiones más asertivas nos ayuda a ahorrar tiempo y recursos. 

Avaluar nuestro trabajo y ser receptivo con las opiniones de los demás

Lo peor que puede ser un diseñador es no permitir que otras personas opinen o realicen críticas constructivas con respecto a nuestro trabajo. Esta es una profesión que exige ser consecuentes con las evaluaciones y análisis continuos. Es por ello que solamente aquellos profesionales que sepan aceptar y aplicar eficazmente estos consejos podrán ver cómo su trabajo mejora. 

Se convierten en profesionales mucho más creativos, capaces de darse cuenta dónde están los errores o problemas para luego solucionarlos. Un diseñador debe tomarse el tiempo suficiente para entablar diálogos sinceros y directos con otros profesionales. La retroalimentación beneficia a ambas partes. 

No confundir el trabajo de un diseñador gráfico con el trabajo de un diseñador web 

Es cierto que los límites entre ambas profesiones pueden ser algo confusos. Es un error muy generalizado debido a que ambos se encargan de trabajar con la imagen. Una concepción errónea acerca de estas profesiones es que cada uno de ellos puede sustituir al otro. En teoría podría funcionar, pero las responsabilidades y objetivos de ambos no son los mismos. 

El diseño web es independiente al diseño y exige poner en práctica otras habilidades que van más allá del trabajo con la imagen. En cambio, estos profesionales tienen por objetivo lograr que un sitio web sea intuitivo con el usuario. Por lo tanto, una de las herramientas que utiliza es el diseño gráfico en combinación con otras habilidades y técnicas comunicativas y tecnológicas.  

Actualizarse con las nuevas tendencias y tecnologías 

Un diseñador web debe estar familiarizado con la más actual e innovadora tecnología informática. Es cierto que en los últimos años ha habido un aumento en el ritmo en las nuevas invenciones tecnológicas y por ello se exige estar más atento. 

El éxito de estos profesionales depende en gran parte de si están en sintonía con los cambios en la industria. Se recomienda que estos diseñadores deban dedicar parte de su tiempo en investigar y aprender nuevas cosas relacionadas con su campo. La competencia es dura y lo mejor es estar bien preparados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba