Contrato de trabajo indefinido

Contrato de trabajo indefinido

Cuando hablamos de un contrato de trabajo indefinido, nos referimos a aquel dentro de cuyos acuerdos no se establecen tiempos o fechas límite para la culminación de los mismos. Es decir, que estos terminan cuando así lo deciden la empresa o el trabajador. 

Dentro de las características de este tipo de contrato también encontramos que las especificaciones del cargo o funciones que se deban ejercer por parte del trabajador tampoco están determinadas. Esto ofrece una gama más amplia de desempeño laboral que se traduce en un incremento positivo tanto en la economía de la empresa como en el rendimiento del trabajador

Es por ello que muchos expertos consideran que el contrato de trabajo indefinido es una de las mejores opciones dentro de las diferentes modalidades de contratos. Recomendando usar las formas temporales, de prácticas o de formación, únicamente para casos específicos, como un servicio determinado. 

Características de un contrato de trabajo indefinido

Ya hemos mencionado que la característica más determinante se refiere al no establecimiento de una fecha o tiempo de culminación. Ahora bien, los contratos de trabajo indefinidos también pueden presentarse en diferentes modalidades, según las condiciones establecidas en el mismo. 

Estas modalidades pueden acordarse verbalmente entre el empleado y la empresa, aunque siempre será más recomendable establecerlas por escrito, dentro del mismo contrato. 

Es importante destacar que en todas las modalidades del contrato se debe establecer cuál va a ser el lugar de trabajo o locación donde se prestarán los servicios, según sea el caso. Especialmente si se trata de contratos de trabajo a distancia. 

Contrato indefinido a tiempo completo

Dentro de esta modalidad, el empleado debe cumplir con una jornada laboral completa. Las funciones que estarán bajo su responsabilidad, responden al funcionamiento y objetivo principal de la empresa y se deben cumplir de forma constante y diaria. 

Contrato indefinido a tiempo parcial

Las condiciones de este contrato son similares a las de la modalidad de tiempo completo, con la salvedad de que las actividades y responsabilidades del trabajador se establecen dentro de una jornada de medio tiempo. Es decir, medio día. 

En este contrato se deben especificar las horas diarias, semanales, mensuales y/o anuales y los horarios establecidos para cumplir con las actividades requeridas por la empresa. 

Contrato indefinido discontinuo

En este caso, el contrato se refiere a responsabilidades puntuales que responden a situaciones específicas, relacionadas con eventos, demandas de mercado, estaciones, o períodos o temporadas del año. Las funciones del trabajador están sujetas a dichas actividades. 

En este tipo de contrato indefinido se deben especificar las características y duración de la actividad, el horario y tipo de jornada laboral (parcial o completa). 

Contratos indefinidos especiales

Estos se refieren a los contratos de trabajo indefinidos que, además de las características que ya hemos mencionado, poseen otras condiciones especiales establecidas dentro del mismo. Algunos de estos pueden ser para personas con discapacidad, para trabajadores en situación de exclusión social, para trabajadores mayores de 52 años, entre otras. 

¿Existe indemnización para este tipo de contrato? 

Si, y de hecho, una de las ventajas que ofrece este tipo de contrato se refiere a que los términos de indemnización son más favorables para el trabajador, además de brindar mayor estabilidad laboral. 

Sin embargo, debes recordar que el contrato de trabajo indefinido puede ser extinguido por parte de la empresa o del trabajador. En el segundo caso, se considera como una baja voluntaria lo que haría al trabajador tener limitaciones al momento de acceder a las prestaciones por desempleo, además de perder su derecho a recibir una indemnización por parte de la empresa. 

Ahora bien, si es la empresa quien culmina el contrato, existen dos posibles panoramas para la indemnización. En el primer caso, encontramos una culminación o despido por causa justificada. Entonces el trabajador recibiría un pago equivalente a 20 días por año de trabajo, estableciendo un máximo de 12 mensualidades. 

En el segundo caso, tendríamos una culminación o despido improcedente. Entonces hablamos de una indemnización de un pago equivalente a 33 días por año trabajado, con un máximo de 14 mensualidades. 

Convertir un contrato en indefinido

Existe una “conversión del contrato en indefinido”, mediante la cual la empresa y el trabajador llegan a un acuerdo y deciden transformar los contratos actuales en contratos de trabajo indefinidos. 

Bajo este proceso, la relación laboral mantiene su continuidad, pero las condiciones cambian,  adquiriendo las características propias de este tipo de contrato. A los trabajadores que disfrutan de un contrato laboral indefinido se les conoce también como trabajadores fijos.

Este cambio de tipo de contrato debe hacerse de forma escrita, y valiéndose del modelo oficial para este tipo de contrato.  

Existen casos en los que los contratos pasan a ser indefinidos independientemente de la empresa. Por ejemplo los contratos mal elaborados, cuando no se da de alta a los trabajadores en la Seguridad Social en la fecha prevista, entre otras causas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba