Noticias

Más del 32% de las ofertas de empleo exigen un segundo idioma

Dominar un idioma distinto a la lengua madre juega un papel fundamental a la hora de buscar empleo. Expertos en selección recomiendan a los candidatos invertir tiempo y esfuerzo para que sus perfiles cumplan con tal habilidad y sean más empleables.  

Ante la creciente internacionalización de las empresas y la importancia de los idiomas en el mercado laboral, la Comunidad Laboral Trabajando.com-Universia ha analizado las ofertas de empleo publicadas durante el año 2016 en España para averiguar cuántos puestos exigían conocer alguna lengua extranjera para presentarse como candidato. Entre los resultados destaca que en el 32% de los puestos se exige como requisito mínimo el dominio de un segundo idioma, destacando con un 25%  las ofertas que requerían inglés, seguida de un 2,4% de alemán y francés y, por último, el catalán con un 1,8%.

Saber una lengua diferente a la de origen puede marcar la diferencia en un proceso de selección, suponiendo una ventaja frente al resto de candidatos, especialmente si queremos acceder a una empresa internacional. Las multinacionales siempre valoran a los profesionales con manejo de idiomas porque pueden ser los intermediarios entre las distintas oficinas, asegurando una buena comunicación. Además, las empresas con presencia en uno o más países necesitan siempre empleados que dominen idiomas para asegurarse de que sus clientes reciben el mejor trato posible para potenciar su captación y retención, y garantizar que sus operaciones se cierran con éxito.

Aunque según los datos del Barómetro del CIS de diciembre de 2016 más de la mitad de los españoles, exactamente el 64,2%, considera que conocer idiomas extranjeros tiene mucha importancia, solo uno de cada diez afirma estar aprendiendo alguna lengua extranjera, siendo el inglés el idioma preferido por los encuestados (casi el 80%). Para mejorar estos porcentajes, los interesados en manejar una segunda lengua pueden inscribirse en cursos de idiomas, descargarse aplicaciones móviles de aprendizaje, apuntarse a actividades sociales con extranjeros en su ciudad, o tratar de leer libros y películas en su versión original.

Aprender una lengua no se trata solo de saber gramática y vocabulario, también incluye entender la cultura. Gracias a las estancias en el extranjero se puede formar parte de una sociedad distinta mientras se afianzan los conocimientos. Esta experiencia suma tanto profesional como personalmente ya que ayuda a enriquecer la mente, saber gestionar el cambio, ganar confianza en uno mismo y ser más tolerante. Un reclutador escogerá antes a un candidato con experiencia internacional al ser flexible y capaz de adaptarse a nuevas condiciones laborales.

“Al impulsar el conocimiento de un idioma también se promueve la confianza en las propias capacidades”, explica Javier Caparrós, director general internacional de Trabajando.com y HR-Consulting. “Además, no solo incrementa las posibilidades de encontrar un buen puesto sino que también es un requisito fundamental para cualquier empresa en expansión que requiera viajar y establecer relaciones comerciales con otros países”, añade.

 

Recuerda que puedes seguirnos o comentar esta noticia en nuestras redes sociales:

Canal Formación
Encuentra aquí los mejores cursos de formación continua

Síguenos en

Encuestas

¿Tu empresa hace esfuerzos para que te sientas comprometido?